No Name ARCADE Blanco

vBM8kZPbRY
No Name ARCADE Blanco
Detalle del artículo ¡Hay novedades en la colección de zapatillas de No Name! Nos gusta por su diseño original, su corte en piel y su color blanco. Forro en cuero y caucho para su suela: sus armas secretas. Entre sus detalles sport y su diseño con clase, ¡lo tiene todo para gustarle a las urbanas! Composición
  • Corte : Piel , cuero
  • Forro : Piel , cuero
  • Plantilla : Piel , cuero
  • Suela : caucho
  • No Name ARCADE Blanco No Name ARCADE Blanco No Name ARCADE Blanco No Name ARCADE Blanco No Name ARCADE Blanco No Name ARCADE Blanco No Name ARCADE Blanco

    Hay otros ejemplos. M. Harris en “Vacas, cerdos, guerras y brujas” dedica un capitulo al estudio de las creencias hindúes a cerca de la sacralidad de las vacas. Economistas occidentales han intentado innumerables veces (y con tanto empeño que algún día lo conseguirán) que los hindúes dejen de considerar a estos animales sagrados y se los empiecen a comer creando una industria cárnica similar a la de los países occidentales siempre en función de una supuesta ineficiencia de sus costumbres. Una de las conclusiones de Harris es que los hindúes utilizan a las vacas de forma mucho más eficiente que nosotros: de ellas extraen, entre otras cosas, grandes cantidades de combustible que utilizan, por ejemplo para cocinar. Si tuvieran que obtener esa energía de la combustión del petróleo o del carbón simplemente se morirían de hambre por que no tienen el dinero suficiente para comprarlo, ni la estructura para producirlo. En España, por ejemplo, de las vacas se extrae leche, carne y cuero en pequeñas proporciones, sin embargo las vacas Españolas compiten con los seres humanos (especialmente con los mas pobres) por el alimento, pues gran parte de lo que comen es también comida para los hombres. En la India las vacas se alimentan principalmente de lo que no es comestible para las personas y cuando dejan de ser “útiles” se convierten precisamente en el alimento de los más pobres, los únicos autorizados para consumirlas.

    Más ejemplos… ahora en el transporte, concretamente en la bicicleta. Iván Illich dice que “para que 40.000 personas puedan cruzar un puente en una hora moviéndose a 25 kilómetros por hora, se necesita que éste tenga 138 metros de anchura si viajan en coche, 38 metros si viajan en autobús y 20 metros si van a pie; en cambio si van en bicicleta, el puente no necesita más de 10 metros de anchura. Únicamente un sistema hiper moderno de trenes rápidos, a 100 kilómetros por hora y sucediéndose a intervalos de 30 segundos podría pasar esta cantidad de gente por un puente semejante en el mismo tiempo”, sin embargo la comparación en el coste energético es simplemente ridícula.

    Y a mí se me ocurrió hace poco otro ejemplo: he estado estudiando inglés durante los últimos 20 años aproximadamente, si consideramos lo que cuesta un profesor para entre 2 y 4 horas semanales durante 9 meses al año y durante unos 20 años, más los materiales utilizados, la parte proporcional del mantenimiento de los centros en los que he estudiado, más los cursos que he hecho al margen del sistema educativo normal, el tiempo que han invertido mis padres y que podrían haber invertido en otra cosa… el tiempo que he perdido yo, y todos los costes asociados al sistema educativo que corresponden a la clase de ingles… nos daríamos cuenta de que el resultado son unos cuantos miles de euros por alumno. Bien… si esto no parece demasiado considérese además que todavía no se inglés (!)… si con ese dinero hubiera ido con 16 años a Inglaterra a pasar un año allí, habría vuelto siendo prácticamente bilingüe a mitad de precio, y seguro que habría aprendido algo más que inglés…

    Seleccionar página

    por Ana Vico | 4 Comentarios

    Que te quede claro: es imposible ganar una discusión . Y si lo que quieres es ganar, ¿cuál es el precio que estás pagando por ese triunfo? ¿Quieres ganar a base de hacer sentirse mal a otra persona? ¿Y si esa persona es tu pareja, o tu amigo? Ganar discusiones no te hace inteligente, lo verdaderamente inteligente es evitarlas.

    La mayor parte de las discusiones y enfrentamientos terminan con una de las dos partes en retirada, o bien porque está cansado de discutir, o bien porque cree que es tontería seguir hablando con alguien que no cede a su punto de vista. Por supuesto, ambas partes piensan que tienen razón.

    Soy consciente de que las discusiones forman parte de la vida, y soy consciente de que las discusiones con un tono distendido y relajado, en la que todos los miembros son escuchados por igual (digamos entonces mejor que es un debate), son las que hacen el progreso. Sin embargo no quiero hablarte de ese tipo de discusiones, te vengo a hablar de aquellas que nos minan el ánimo y que corroen nuestra felicidad. Aquellas que son como un tornado de devastación que destroza todo a su paso. Aquellas que por falta de no saber gestionarlas bien, convierten una chorrada en casi un divorcio.

    Por eso hoy quiero hablarte de las distintas formas que existen para evitar discusiones.

    El inicio de toda discusión

    Normalmente este tipo de discusiones comienzan por un detalle, por un apunte sin importancia, un “hola” en vez de un “hola cariño”… Lo que se dice la gota que colma el vaso. También es posible que el ambiente ayude a provocar la discusión, por ejemplo en una situación de estrés. O simplemente puede surgir una discusión porque no os ponéis de acuerdo en la película que queréis ver, o en el restaurante que queréis para cenar…

    Y por supuesto al final no iréis a cenar.

    ¿Resultado? Discusión de tres pares de narices por una chorrada.

    Secuestro emocional: cuando las cosas se nos van de las manos

    Aquí es cuando ocurre lo que me gusta llamar secuestro emocional , algo que aprendí en la carrera de psicología. Esto es cuando el cerebro emocional (el sistema límbico) está tan activo que toma el control de la situación. Es decir, cuando detecta que la discusión es tan importante que sólo existe eso, discutir. ¿Y qué es lo que ocurre? Que calla a la parte racional de tu cerebro. En palabras llanas, el cerebro emocional se carga al cerebro racional, y te impide pensar con claridad. Es como si sólo existiera el enfado, la ira… no existen los pensamientos racionales como “esto se me está yendo de las manos, voy a pensar con claridad” ni “esto es una tontería, porque quiero a esta persona por encima de lo que está pasando”.

    Sencillamente discutes. La razón está K.O.

    Cuando llevas un rato secuestrado emocionalmente, llega un momento en el que alguna parte de ti se da cuenta de que ni recuerda por qué discutes. Es muy posible incluso que en este clímax emocional tan intenso, el problema por el que empezaste a discutir ya ni te importe o te parezca una tontería (pequeños despertares de tu cerebro racional). Pero ya no hay vuelta atrás… Eres esclavo de tus emociones y la otra persona es esclava de las suyas.

    Lo más seguro es que, como dije antes, alguno de los dos se retire del ring, o bien cansado de discutir, o bien porque crea que tienen razón y es una pérdida de tiempo seguir intentando convencer al otro.

    Y cuando las cosas se han relajado un poco, cuando bajan los niveles de ira y enfado, nos sentimos culpables.

    Y al final… ¿Quién pide perdón?

    Ahora es cuando estás esperando que la otra persona recule y te pida perdón. O peor, cuando ves que ese momento no llega y las horas pasan… los días pasan. ¿Los días pasan? No no no, no lleguemos a ese punto. Cuanto más tiempo se alarga la reconciliación, peor puede ser ésta.

    Mi recomendación es que tomes cartas en el asunto y tengas claro qué objetivo tenías en mente cuando se originó la discusión. ¿A dónde querías llegar? A lo mejor simplemente querías cenar en un italiano pero te habría dado igual ceder hoy e ir a un mexicano. Al final te das cuenta que si supieras evitar discusiones, ganarías en calidad de vida. Que te entre en la cabeza: puedes exponer tu punto de vista sin tener que llegar al extremo de discutir. ¡Y es igualmente válido!

    Técnica Take-away:

    cómo evitar discusiones

    Razón o resultado : ¿Quieres llevar la razón o quieres tener resultados? Te aviso, sólo puedes tener una de las dos. Elige bien. Si quieres tener resultados (ponerse de acuerdo en una decisión común), olvídate de llevar la razón. Cede tú en una cosa y que la otra persona ceda en otra. Esa es la clave.

    Detecta el inicio de la discusión: El punto de inflexión es en el que te das cuenta de cuándo empezó la discusión, cuándo estás empezando a hablar en otro tono, qué te ha molestado… Cuando localices que lo que te ha molestado es que no te mire cuando le hablas, díselo: “Me gustaría que me miraras mientras hablo”. Dilo con un tono de sugerencia. Si la otra persona está receptiva, lo entenderá y fin de la discusión.

    Respira profundamente 3 veces: Repito, respira PROFUNDAMENTE 3 veces. ¿Por qué? Porque en ese tiempo se oxigena tu cerebro entero, llega oxígeno a tu cerebro racional y te permite pensar con claridad antes de caer en el secuestro emocional. Entonces podrás dar una respuesta más apropiada.

    La gota que colma el vaso: Muchas veces las discusiones empiezan porque has estado callando mucho algo que te sentaba mal, y la frase más insignificante se convierte en la gota que colma el vaso. Y explotas. Y la lías. Mi recomendación es que comentes cada cosa que te siente mal, siempre desde la sugerencia y desde Ropa de hombre Nike Performance ENT ENGLAND Equipación de selecciones

    Reconoce su punto de vista: “Tienes razón, ese punto que argumentas es muy válido”. Da valor a lo que piensa el otro. Eso provocará que la otra persona se sienta entendida y bajen los niveles de agresividad en la conversación

    Técnica del pastel ( Recuerda muestras de cariño): Cuando vayas a discutir por algo y veas que se te está yendo de las manos, recuerda algo lleno de cariño y amor que te una a esa persona. Quizá vayas a discutir con tu pareja por una tontería, pues antes piensa en que te lleva el desayuno a la cama, en la forma en la que te abraza y te besa… ¡Es imposible que después de eso quieras discutir!

    Bajos niveles de glucosa: Un estudio reciente de la Universidad de Ohio en Estados Unidos y la de Amsterdam en Holanda han relacionado que tener bajos niveles de glucosa (azúcar) en sangre puede provocar agresividad. Y es que muchas personas afirman que se ponen agresivas cuando quieren comer, o cuando tienen mucha hambre. ¡No es broma! Seguro que a ti también te pasa que te vuelves más irascible cuando tienes hambre. Eso se soluciona rápido, cuando tengas hambre, come.

    Evitar discusiones, el camino de la inteligencia emocional

    Esas son mis recomendaciones. Usa la inteligencia emocional , entrénala con técnicas así, domina tus emociones y conócete. Sólo así podrás usar las emociones para que te ayuden a alcanzar tus éxitos y no perder el tiempo con discusiones que no te llevan a ningún lado.

    Ahora cuéntame, ¿discutes mucho normalmente? ¿Tu problema con las discusiones no se soluciona con las técnicas que te he explicado? Deja tu comentario y te ayudaré o escríbeme por privado .

    Muchos gritan y discuten hasta que el otro calla. Creen que le han convencido. Y se equivocan siempre. – Noel Clarasó –

    La tarta será el postre más esperado

    Lo más fácil es que la mande a hacer en una pastelería, hecha de fondant, y pidas que te la decoren con figuras de Rocky y Skye y muchos colores llamativos.

    Pero también la puedes preparar tú misma: haz una tarta sencilla; de chocolate con una cobertura de vainilla, por ejemplo, y coloca encima una oblea de la Patrulla Canina de color azul o verde para niño y rosa para niña.

    oblea de la Patrulla Canina

    Para la merienda, puedes hacer diferentes bocadillos, servidos en las mesas o en una barra. Hay alimentos que puedes preparar en forma de hueso , como sándwiches, quesos, jamones y galletitas, acompañadas de salchichas simulando croquetas, servidas en platos para comida de perro.

    puedes preparar en forma de hueso

    Rellena bolsas de palomitas, frituras o fruta de temporada y ponles pegatinas de los perritos.

    ¡Las chuches no pueden faltar! Son las preferidas de los peques.

    ¡Las chuches no pueden faltar!

    Haz bolsitas rellenas de dulces y prepara platos rojos y azules con coloridas galletas decoradas en forma de huesos y cupcakes con perritos hechos de fondant.

    O anímate a hacer tú misma mini banderines colocando un palillo y una pegatina. Es muy sencillo.

    Luego, preséntalo todo junto con la tarta de la Patrulla Canina.

    ¡Van a alucinar!

    En este súper cumple no pueden faltar las risas y los juegos.

    Organiza distintas actividades para los más pequeños, como colorearel escudo de la Patrulla Canina o a los perros. Imprímelo todo en hojas y repártelo junto con lápices de colores. ¡Se diviertirán coloreándolos!

    ¡Se diviertirán coloreándolos!

    También puedes recortar pequeñas medallas para que jueguen entre ellos a ser parte de la Patrulla canina. Haz que los invitados se disfracen (con algún accesorio será suficiente) y lo pasarán genial jugando.

    Si quieres tirar la casa por la ventana, coloca una colchoneta inflable y las risotadas estarán aseguradas.

    colchoneta inflable

    ¡Ah! No te olvides de la piñata de algún personaje como Rocky o Skye. Consigue una en Internet y rellénala de gominolas.

    La Martina Plumífero de hombre La Martina rojo con dos bolsillos
    Ver mejor precio
    Paw Patrol Party Supplies - Pinata Kit by...
    Ver mejor precio
    Paw Patrol Juego de Partidas
    Ropa de mujer Gore Wear Pantalón 3/4 de deporte

    A la hora de partir la tarta y soplar las velas con la figura de algún personaje, no debe faltar la canción de ¡Feliz Cumpleaños!

    House of Harlow 1960 IZZY Multicolor

    © Joly Digital | Rioja, 14-16. 41001 Sevilla